منتدى يضم مواضيع ثقافية واسلامية والعاب وعناوين المواقع المشهورة

Proverbe ne peut mentir. – C'est dans le besoin qu'on reconnaît ses vrais amis. – À bon appétit n'est point besoin de moutarde. – À bon chat, bon rat. – Contentement passe richesse. À bon entendeur, salut ! – Abondance de biens ne nuit pas. – À force d'aller mal, tout va bien. – À bonne lessive, saletés dans le caniveau, couleurs avec. – Vieille amitié ne craint pas la rouille. – À chaque oiseau son nid semble beau. – À chacun sa chacune. – À cœur vaillant rien d'impossible – L'espoir fait vivre. – Qui fait le malin tombe dans le ravin. Argent fait beaucoup mais amour fait tout. – À vingt ans ce qu'on veut, à trente ce qu'on peut. – Ce qui arrive à quelqu'un peut arriver à chacun. – La vérité sort de la bouche des enfants. – Qui sème le vent récolte la tempête. Il ne faut pas déshabiller Pierre pour habiller Paul. – Faute avouée est à moitié pardonnée. – Il n'y a que la vérité qui blesse. – Quand on n'a pas ce qu'on aime, il faut aimer ce qu'on a. – Bien mal acquis ne profite jamais

    El Evangelio de Bernabé: testigo y víctima.

    Partagez

    Admin
    Admin

    عدد المساهمات : 346
    السٌّمعَة : 3
    تاريخ التسجيل : 14/09/2009

    El Evangelio de Bernabé: testigo y víctima.

    Message  Admin le Mer Juil 21, 2010 3:39 pm

    El Evangelio de Bernabé: testigo y víctima.

    Por el investigador Murad Abdul Wahab Shawabkah.



    Alabado sea Allah Todopoderoso por la bendición del Islam, la mayor bendición que alguien puede tener.

    Realmente
    nos sentimos orgullosos de ser musulmanes y seguidores del Profeta
    Muhammad (la paz sea con él), el más honorable ser humano que jamás se
    haya creado y miembro de la más caritativa nación traída a la
    humanidad. Todos los profetas y mensajeros trajeron buenas noticias
    sobre esta nación y este Profeta (la paz sea con él), y ordenaron a su
    pueblo a seguir y a apoyar a este Profeta si vivieran en su época. Por
    lo tanto, no es extraño encontrar entre los textos de la Biblia
    referencias a este tema, a pesar de los esfuerzos de distorsión.


    El
    oro brilla a pesar de todo el polvo que puede caer sobre él; y Allah
    Todopoderoso pone de manifiesto la verdad a fin de tener pruebas.




    ¿Quién fue Bernabé?



    Bernabé
    fue uno de los discípulos del profeta Jesús (la paz sea con él) y el
    escritor del Evangelio que incluye la correcta narración de muchos
    acontecimientos de esa época. Sin embargo, en el año 492 d.C., el Papa
    Gelasio prohibió su circulación porque se oponía al concepto de
    divinidad otorgado al profeta Jesús (la paz sea con él). El Monje
    latino Fra Marino obtuvo el Evangelio de la biblioteca privada del
    Papa, lo leyó y luego se convirtió al Islam; al igual que el Dr.
    Khalil, estudioso del cristianismo, como se menciona en el prefacio de
    su traducción de este Evangelio.


    La
    descripción de Bernabé en los Evangelios revela a un hombre honesto y
    veraz, y uno de los discípulos más devotos, como es mencionado en el
    Libro de los Hechos de los Apóstoles:


    “Al
    enterarse de esto, la Iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía.
    Cuando llegó y vio la gracia que Dios les había concedido, él se alegró
    mucho y exhortaba a todos a permanecer fieles al Señor con corazón
    firme. Bernabé era un hombre bondadoso, lleno del espíritu Santo y de
    mucha fe. Y una gran multitud adhirió al Señor.” Hechos 11: 22 – 26.


    La
    pregunta es: ¿por qué muchas personas se unieron a él, y abogaron por
    su llamada? Esto se debe a que su fe era la del Profeta Muhammad (la
    paz sea con él), la fe que es clara y sencilla, la fe que no incluye
    los misterios irresueltos de la trinidad, ni los conceptos cristianos
    que necesitan años para ser entendidos, si es que pueden serlo.




    El Evangelio de Bernabé.



    Las siguientes son algunas citas de este Evangelio omitido.

    Los versos 1 al 15 del capítulo noventa y seis del Evangelio de Bernabé dicen lo siguiente:

    “Una
    vez terminada la oración, el Sacerdote dijo en voz alta: ‘Quédate,
    Jesús, ya que necesitamos saber quién eres para tranquilizar a nuestra
    nación’.


    Jesús
    respondió: ‘Yo soy Jesús, hijo de María, de la estirpe de David, un
    hombre que es mortal y teme a Dios, y lo que pretendo es que a Dios le
    sean dados honor y gloria’.


    El
    Sacerdote contestó: ‘En el libro de Moisés está escrito que nuestro
    Dios debe enviarnos al Mesías, quien vendrá para anunciarnos lo que
    Dios desea, y traerá al mundo la misericordia de Dios. Por lo tanto, te
    ruego que nos digas la verdad, ¿eres tú el Mesías de Dios a quien
    esperamos?’


    Jesús
    respondió: ‘Es cierto que Dios así lo ha prometido, pero en verdad os
    lo digo, yo no soy él, ya que él fue hecho antes que yo, y vendrá
    después de mi.’


    El
    Sacerdote contestó: ‘Por tus palabras y señales creemos con certeza que
    tú eres un profeta y un santo de Dios, así que te pido en el nombre de
    toda Judea e Israel, que por amor de Dios nos digas de que manera
    vendrá el Mesías.’


    Jesús
    respondió: ‘Como que Dios vive y ante Cuya Presencia comparece mi alma,
    yo no soy el Mesías a quien todas las tribus de la Tierra esperan, tal
    como Dios prometió a nuestro padre Abraham, diciendo: En tu descendencia Yo bendeciré a todas las tribus de la Tierra.
    Pero cuando Dios me lleve del mundo, Satanás hará surgir de nuevo esta
    maldita sedición, haciendo que los impíos crean que yo soy Dios o hijo
    de Dios, con lo cual mis palabras y mi doctrina serán contaminadas;
    tanto, que escasamente quedarán allí 30 fieles; y entonces Dios tendrá
    piedad del mundo, y enviará a Su Mensajero para quien Él hizo todas las
    cosas; quien vendrá desde el Sur con poder, y destruirá a los ídolos
    junto con los idólatras; quien le quitará a Satanás el dominio que
    tiene sobre los hombres. Él traerá consigo la Misericordia de Dios para
    salvación de quienes crean en él, y bendito sea quien crea en sus
    palabras.”




    En
    cuanto a la buena noticia de la venida del próximo profeta, se menciona
    al Profeta Muhammad (la paz sea con él) con su descripción. En el
    capítulo noventa y siete leemos los versos 4 al 10 como siguen:


    “Entonces
    dijo Jesús: ‘Con vuestras palabras no me consuelo, ya que donde
    esperáis luz vendrán tinieblas; sino que mi consuelo está en el
    advenimiento del Mensajero, el cual destruirá toda falsa opinión acerca
    de mí, y su fe se extenderá y se apoderará del mundo entero, ya que así
    lo prometió Dios a Abraham nuestro padre. Y lo que me consuela es que
    su fe no tendrá fin, sino que será mantenida inviolada por Dios.’


    El Sacerdote contestó: ‘Después de la llegada del Mensajero de Dios, ¿vendrán otros profetas?’

    Jesús
    respondió: ‘Después de él ya no vendrán verdaderos profetas enviados
    por Dios, sino que surgirá un gran número de falsos profetas; lo cual
    me aflige, ya que Satanás los hará aparecer por el juicio justo de
    Dios, y ellos se escudarán bajo el pretexto de mi Evangelio’.”




    Más aún, el nombre del Profeta Muhammad (la paz sea con él) es mencionado en los versos 13 al 18 del mismo capítulo:

    “Entonces dijo el Sacerdote: ‘¿Cómo será llamado el Mesías, y que señal revelará su advenimiento?’

    Jesús
    respondió: ‘El nombre del Mesías es admirable, ya que Dios mismo le dio
    el nombre cuando Él creó su alma y la colocó en un esplendor celestial.
    Dios dijo: Espera Muhammad; ya que por amor a ti Yo crearé el
    Paraíso, el mundo, y una gran multitud de criaturas, lo cual te doy
    como regalo, tanto que quien te bendiga será bendito, y quien te
    maldiga será maldito. Cuando Yo te envíe al mundo Yo te enviaré como Mi
    Mensajero de salvación, y tu palabra será veraz, tanto que el cielo y
    la tierra fallarán, pero tu fe jamás fallará.
    Muhammad es su bendito nombre’.


    Entonces
    la multitud levantó la voz diciendo: ‘¡Oh Dios!, envíanos a Tu
    Mensajero. ¡Oh Muhammad, ven pronto para la salvación del mundo!’”




    Por último, sólo tenemos que leer las palabras de Allah Todopoderoso en el Noble Corán:

    “Di:
    ‘¡Gente de la Escritura! Convengamos en una fórmula aceptable a
    nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Allah, no Le
    asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como señor
    fuera de Allah’. Y, si vuelven la espalda, decid: ‘¡Sed testigos de
    nuestra sumisión!’”
    Sura Al Imran (de la familia de Imran): 64.

      La date/heure actuelle est Dim Déc 04, 2016 5:32 pm